Por mi raza Hablará el espíritu: 53 años de la toma de CU por el ejercito mexicano

Benito Juárez

Ciudad de México.- Un día como hoy pero de 1968, las tropas armadas del ejército mexicano entraron al campus central de la Universidad Nacional Autónoma de México en Ciudad Universitaria.

Hace 53 años, a poco más de dos meses del inicio de la huelga general de las instituciones de educación superior y media superior por la terrible represión policial a estudiantes del IPN, con el pretexto de ir en búsqueda de alborotadores profesionales y de salvaguardar el Estadio Olímpico, el ejército irrumpió en el recinto universitario.

Después de que entre los días 9 y 14 de septiembre se dieron a conocer públicamente el llamado a los universitarios a defender la autonomía del recinto, por parte del rector Javier Barros Sierra, y las cartas intercambiadas entre el Consejo Nacional de Huelga y el Secretario de Gobierno Luis Echeverria, el 18 de septiembre a las 10 de la noche, el ejército invade CU.

En las cartas mencionadas se pedía, por parte del CNH, que se acelerara el proceso de diálogo y resolución del pliego petitorio, entre cuyas demandas estaba la disolución del cuerpo de granaderos, debido a los próximos eventos olímpicos; mientras que por parte del gobierno la respuesta era que usaría cualquier medio para evitar que se boicotear las olimpiadas.

Finalmente, después de una carta en la que se incitaba al CNH a nombrar representantes para la resolución del conflicto, el 18 de septiembre el ejército irrumpe con la intención de descabezar el movimiento estudiantil, dejando como saldo más de 600 detenidos entre estudiantes, maestros y padres de familia, de los cuales solamente uno pertenecía al consejo nacional de huelga.

En una maniobra tramposa y deshonesta, las autoridades del gobierno federal asentaron uno de los capítulos más dolorosos y sangrientos de la historia del estudiantado mexicano, en el que las autoridades prefirieron la mancha de sangre que resolver consecuentemente un conflicto con la juventud, esa que hasta la fecha lleva la responsabilidad del futuro de la nación.

NOTA RELACIONADA: Consulta aquí los resultados del Comipems y ve si te quedaste en tu primera opción

Por eso hoy recordamos, con dolor y orgullo a los compañeros universitarios que, mediante su lucha, mantuvieron los principios y el orgullo de la universidad, haciendo real el lema “Por mi raza hablará el espíritu”.

si